BIENVENIDOS A LA SALA DE LOS DRAGONES

jueves, 31 de octubre de 2013

JOSÉ HERNÁNDEZ Y SU MARTÍN FIERRO

El 10 de Noviembre se festeja el Día de la Tradición, 
al cumplirse un nuevo aniversario del nacimiento de José Hernández
 José Hernández, periodista y escritor argentino fue el autor del Marín Fierro.
Se considera un poema narrativo gauchesco.
 Narra el carácter heroico y sacrificado del gaucho.
Acá podrás ver dos ilustraciones realizadas por dos artistas argentinos: 
 Castagnino y Fontanarrosa .
Cada cual a su manera imaginaron a Martín Fierro y lo dibujaron.

Para los adultos: 
El poema es en parte una protesta contra la política del presidente argentino Sarmiento de reclutar forzosamente a los gauchos para ir a la frontera contra el indio. El escritor argentino, Leopoldo Lugones en su obra literaria El Payador, calificó a este poema como "el libro nacional de los argentinos" y reconoció al gaucho su calidad de genuino representante del país, emblema de la argentinidad.
Para otro escritor argentino, Ricardo Rojas, el Martín Fierro representa el clásico argentino por autonomasia, donde el gaucho deja de ser un hombre fuera de la ley, para convertirse un héroe nacional.

ELEMENTOS QUE UTILIZA EL GAUCHO

 EL REBENQUE
 EL PONCHO
 LAS ESPUELAS
 EL CABALLO
 LOS ESTRIBOS
 LA FAJA
 LA MONTURA
 LAS BOTAS
 LAS ALPARGATAS
 LA RASTRA
EL SOMBRERO

miércoles, 30 de octubre de 2013

LAS TRADICIONES

Hoy comenzamos  a conversar acerca de las tradiciones de un país, de una familia.
Ellas nos hacen conservar memoria sobre nuestros orígenes, de dónde venimos y quiénes somos.
Las tradiciones están en los cantos, en los bailes, en las historias, en las comidas y en la gente.
Van pasando de nuestros abuelosa nuestros padres y así las vamos tomando como propias.
Hablamos del gaucho argentino. Miramos ilustraciones sobre su facón, nos detuvimos en los grabados de la vaina, conversamos para qué lo utilizaba y dónde lo llevaba.


Leímos la leyenda de la YERBA MATE, y conocimos la historia de Yací, 
la luna para los indios guaraníes.

miércoles, 23 de octubre de 2013

PRIMEROS PASOS. BERNI, 1937 (Óleo sobre tela 200 x 180,5 cm)

ESPACIO PARA LA FAMILIA:
¿Qué hace el personaje que está de pie? Danza... Entretiene a la señora que está cosiendo. Se sorprende por algo que vio en el techo. Danza. La joven bailarina, liviana y con gracia danza en contraste y equilibrio con el personaje que está sentado, pensando, un poco triste.
¿Conocés ese tipo de máquinas de coser a pedal? Averiguá si todavía se fabrican. La tela de color verde que se desplaza sobre la máquina tiene luces y sombras. Berni las obtiene de la mezcla de ese pigmento verde con negro, para realizar las sombras, y con blanco para la zona más iluminada; a este tratamiento se lo llama modelado del color. El personaje que está sentado está cosiendo, su actitud, su mirada, ¿te recuerda a otras obras? Esa es una característica del artista: en los rostros que pintó entre los años 30’ y los 40’ hay una actitud de melancolía, tristeza, angustia; quizás sea la aspiración de un orden social más justo y armonioso.

ELIÁN: Lili tiene puesta ropa para bailar.
RUYA: Lili le dice a su mamá Paula: mirá cómo son mis primeros pasos de danza...
EMI: y le dice: mirá cómo bailo.
GUADA: Lili puede decir: quiero que me lleves a bailar...
ALE: o aprendí a bailar!
CARLA: mirá cómo estoy aprendiendo a bailar nuevos pasos de baile!
ELIÁN: mamá: ¿bailo bonito? y ella le dice sí!
EMI: o estás bailando muy bien.
RUYA: tal vez Paula está pensando llevar a Lili a ballet.
EMI: ¿ellas dos hablan como nosotros?
ANA: ¿vos preguntás si hablan el mismo idioma que nosotros? ¿castellano? se llama así.
EMI: sí, hablan castellano?
ANA: no lo sé. Paula, la esposa de Berni era francesa, había nacido en Francia. Tal vez había aprendido a hablar español, o ella le podría haber enseñado a Lili a hablar en francés, no lo sé.
RUYA: si que es larga la tela que está cosiendo Paula...
CARLA: y porque es una sábana o una frazada...

ATENCION A LOS CHICOS

Si van al sector de los juegos, podrán armar los autorretratos de Berni.

ANTONIO BERNI CREA A JUANITO LAGUNA

LA MUJER DE SUÉTER ROJO

GUADALUPE: creo que la mujer está aburrida.
ELIÁN: yo pienso que está pensando.
EMILIANO: creo que está cansada.
RUYA: tal vez esté pensando cómo hacer un retrato...
GUADALUPE: tal vez esté recordando algo.
CARLA: yo creo que está pensando.
DIONISIO: sí, está pensando.
RUYA: debe estar pensando en la paz.
EMILIANO: o que le gustaría hacer un retrato de San Martín.
MILAGROS: debe estar pensando en la lluvia.
GUADALUPE: piensa en la paz porque ama la paz.
EMILIANO: tal vez piense en que no se quiere morir.
ANA: ¿a vos te parece que se está por morir?
EMILIANO: la verdad es que no, porque todavía no es viejita.

martes, 22 de octubre de 2013

LA MUJER DEL SUÉTER ROJO (BERNI, 1935, óleo sobre arpillera)

¿Qué es lo que más llama la atención de esta obra? 
Sí, claro, el suéter rojo: es parte del título del cuadro.
Fijate en la textura. 
La textura es la manera en la que está pintado el suéter, simulando ser de lana.
La figura de la mujer abarca todo el cuadro. 
Es una mujer que está pensativa, tranquila.
¿Estará serena o melancólica? 
¿Podés imaginar qué música podrá estar escuchando? 
¿Será rock o una música más tranquila?

sábado, 19 de octubre de 2013

HOY LEE LUCÍA "RUPERTO DETECTIVE" (CAP 4)

-¿Qué hacen acá? ¿No vieron un monstruo? 
-Esta es nuestra casa, vivimos acá desde que quedó abandonada… -Nunca vimos un monstruo-respondieron los murciélagos acercándose a Ruperto. 
Ruperto se dio cuenta que los murciélagos eran feos, pero no feos comunes, eran feos feos, como pegarle a un hermanito o morderle el dedo gordo del pie al abuelo… -¿No vieron nada sospechoso? ¿Me van hacer creer que se pasan toda la noche volando y nunca ven nada? 
-Miren que soy un detective y a mí no pueden engañarme fácilmente- habló Ruperto. -No vemos nada de nada porque los murciélagos somos ciegos- 
-¡Vamos! ¡No mientan! Si son ciegos por qué no chocan con las cosas, eh?
 -Porque tenemos un radar en la cabeza, percibimos las cosas y las esquivamos, es como ver con las orejas- dijo uno. 
¡Un radar! Ruperto pensaba que los murciélagos eran unos mentirosos, por las dudas les iluminó con la linterna las cabezas. Víctor le había hablado de los radares.
Eran como pantallas con luces que hacían bip, bip, avisando cuando los aviones andan cerca. Nada, los murciélagos no tenían pantallas en la cabeza.
 -¿Y los radares nunca escucharon que hay un monstruo en la casa? 
Los murciélagos pusieron caras de miedo. 
-¡Sí! ¡Sí! Escuchamos que hay algo muy grande escondido en la parte de atrás- dijo uno- -
Y tenemos que volar con cuidado para no chocarlo.
 - A veces hace ruidos tan fuertes que nos tapamos las orejas- Ruperto anotó en una libretita: grande, enorme, ruidoso, y cada vez se preocupaba más. 
-¿Hace ruido como mmmm, mmmm, así? -Si, pero no sabemos cómo es. -Yo sí- dijo un ratón saliendo de adentro de un zapato viejo... 
Ruperto lo iluminó con la linterna. El ratón rengueando un poco se acercó al grupo.
 -No le hagas caso- dijo un murciélago- es corto de vista. 
El ratón escuchó eso y se ofendió con sus primos voladores. 
-Estos ratones disfrazados dicen que no sé nada de nada, pero yo lo vi. Es una cosa con cuerpo grande como un caballo y está apoyada sobre cuatro columnas altísimas. -Co-lum-nas, altísimas- dijo Ruperto anotando en su libreta.
 -Y tiene una cuerda que le cuelga por detrás-agregó el ratón. 
-Y una cabeza muy grande con dos antenas. 
Ruperto seguía anotando: columnas, cuerda, cabeza grande, antenas. Sacó el pedazo de espejo, el ajo y la estaca de madera. 
-¡No vayas! ¡Es un gigante!- le suplicaron los murciélagos. 
-Sí, yo lo vi- dijo el ratón. Desde la parte de atrás salió un sonido fuerte como un viento. 
Los murciélagos escaparon volando a gran velocidad. 
-¡Mmmmm! ¡Mmmmm! Ruperto se acomodó el impermeable, probó la linterna un par de veces, guardó en sus bolsillos el espejo, el ajo y la estaca, se enderezó el sombrero y comenzó a avanzar hacia el lugar de donde salía el sonido. 
Escondidos en las rajaduras de la pared, los murciélagos lo escucharon avanzar y pensar que en verdad Ruperto era un sapo muy muy valiente.







Recibimos en nuestra sala la visita de LOS CACHORROS.
 Lucía leyó el capítulo 4  y luego nos pusimos a trabajar.
 Esta vez en el piso porque como éramos los dueños de casa dejamos 
las mesas para nuestros invitados.













miércoles, 16 de octubre de 2013

UN DÍA DE PELÍCULA

video
Hoy vinieron amigos de la Dirección de Cultura de la Municipalidad. 
Armaron con nosotros este video y nos explicaron cómo se realiza. 
Aquellos que lo deseen tener pueden traer a la sala un pen drive para cargarlo.

video

domingo, 13 de octubre de 2013

RUPERTO DETECTIVE (CAPS. 2 y 3)

RUPERTO DE TERROR (CAP 2)
Monstruos en la casa abandonada. Sí que es un lío, pensaba Ruperto. Los dos sapos lo miraban en silencio... Ruperto sabía todo acerca de monstruos en casas abandonadas, porque su amigo Víctor lo había invitado a ver una película de terror. -Necesito que me ayuden a conseguir el equipo del héroe de aquella película de terror- dijo Ruperto. -Tenemos que conseguir un espejo, ajos y una estaca de madera-dijo Ruperto y los sapos pusieron caras de no entender nada. -¿Para qué necesitás todo eso?- preguntó uno de los sapos. -Si el monstruo de la casa abandonada es un vampiro, le ponemos el espejo adelante y listo- explicó Ruperto. -¡Pero no queremos que el monstruo se peine mirándose al espejo!¡Queremos que se vaya! -¡No sean zapallos! El espejo es para darnos cuenta: si no se quiere mirar, entonces es un vampiro. Los dos sapos se quedaron blancos del susto. Un vampiro, pensaban. ¡Un vampiro! -¿Y qué cosa es un vampiro?-preguntaron al final, porque nunca habían visto ninguno. -Un vampiro es como un murciélago, pero mucho más grande. Es un tipo que usa capa, anda en auto negro, vive en una cueva y tiene un amigo que se llama Robin-dijo Ruperto. -Vamos a conseguir las cosas de una vez, no tenemos tiempo que perder. Los sapos sabían que un cangrejo que vivía en la orilla del arroyo había encontrado un pedazo de espejo. -Lo que no entiendo- dijo uno de ellos-, es para qué quiere Ruperto los ajos, aunque a lo mejor es lo que comen los monstruos. El cangrejo les entregó el espejo y cuando los dos sapos llegaron de vuelta a la cueva-oficina se quedaron duros de sorpresa. Ruperto con una bolsita de plástico al costado los esperaba sentado dentro de una cosa roja con ruedas. -Es un auto a cuerda que me regaló Víctor, es un rupertomóvil. -¿Un auto? ¿Y funciona? -Claro, sólo hay que darle cuerda y ¡brrruummm! anda como a cien metros por hora. Ruperto guardó el pedazo de espejo en la bolsa donde ya tenía un ajo, un fósforo afilado que le servía de estaca y una linternita. Los sapos hicieron girar la llavecita de la cuerda del auto hasta que salió disparando tan rápido que Ruperto tuvo que agarrarse muy fuerte. Cric, cric, el autito rojo se detuvo frente a la casa oscura, húmeda, vieja y abandonada, donde vivía el monstruo. No paraba de llover. Un sonido tan fuerte, tan ronco y extraño salió de golpe desde la casa que el famoso detective se cayó sentado en medio de la calle. Ruperto se levantó, se sacó el barro de las patas, agarró la bolsa y comenzó a subir los escalones de la casa abandonada. -¡Mmmmmm! ¡Mmmmm! ¡MMMMMM! El sonido fuerte seguía allí. Salía por las ventanas rotas de la casa, pero Ruperto seguía avanzando, uno, dos, tres, escalones, hasta que llegó a la puerta cerrada. -¡A la pipeta!- pensó Ruperto viendo lo oscuro que estaba todo. ¿Sería que el monstruo se había olvidado de pagar la luz? Todo era igualito que en la película que había visto con Víctor. Una casa abandonada y oscura, una tormenta y el héroe parado en la entrada con un susto bárbaro… Lo único que faltaba era que la puerta se abriera sola…. ¡Criiiiijjjjjj! La puerta se abrió sola nomás.

RUPERTO DE TERROR (CAP 3)
Ruperto avanzaba lento, lentamente apuntando con la linterna para uno y otro lado.
Miraba las paredes sin pintura, todas rajadas y llenas de telas de arañas, miraba los pequeños charcos en el piso.
El sapo detective no podía tenerle miedo a la oscuridad.“Los niños son bastante bobos”, pensó Ruperto.
¡Tenerla miedo a la oscuridad! ¡Qué bobada!
“Capaz creen que de noche los muebles se mueven o que los van a poner en penitencia o tomar 40 platos de sopa. ¡Puaj!”
“¡Con razón se asustan! Si me ponen un plato de sopa delante, me zambullo de cabeza, nado un poco y después juego al fútbol con los fideos”.
Para un sapo, un plato es muy parecido a una pileta de natación y a Ruperto le hubiese gustado tener un plato de sopa para nadar.
“Sí”, pensó. “Los niños son muy tontos, mire que tenerles miedo a los platos de sopa en la oscuridad”.
Ruperto medio se había olvidado de que estaba allí porque tenía un caso para resolver: el caso del monstruo en la casa abandonada.
Cuando se acordó, él también sintió un poquito de miedo. De pronto tropezó y cayó en uno de los charcos del piso. Se levantó mojado y  vio algo.
Algo que lo hizo correr apurado, tropezar con una alfombra vieja, caer otra vez y esconderse debajo de una silla:
UNAS SOMBRAS VOLABAN DENTRO DE LA CASA.
¿Qué sería? ¿Sería el monstruo que buscaba algo? ¿Mosquitos que querían adelgazar?
Clap, clap, clap. Las cosas negras volaban cerca del techo y hacían apenas un ruido con las alas.
Ruperto agarró la linterna y trató de prenderla pues con la caída se le había apagado. Clic, clic, nada, no prendía.
De pura bronca la tiró al piso y ¡MILAGRO! La linterna se prendió. Entonces apuntó la luz hacia el techo.
Lo que vio lo dejó mudo de asombro: -Batman! ¡Es Batman! Y cuando estaba a punto de salir del escondite
vio que había otro Batman chiquito y otro y otro y otro y que todos volaban cerca del techo.
¿Qué habría pasado? ¿Sería que Batman tenía un montón de hijitos voladores? Entonces decidió averiguar.
-¡Ey!-les gritó saliendo de debajo de la silla-.¡Ey, ustedes!
Las cosas negras volaron a esconderse. ¿Dónde se habrían metido?
-¡Ey los del techo, quiero hablar con ustedes!
-¿Y vos quién sos? -¿Tenés una orden? No podés entrar sin una orden.
-Soy Ruperto Sapo Sapo, famosos detective. -Nada más quiero hablar con ustedes y hacerles una pregunta
-¡Ya estamos hablando! Contestaron los bichos.
-¡Bajen del techo con las manos en alto! Acordándose de una película que había visto. Los bichos no contestaron.
En ese momento se escuchó un sonido como de las y otro y otro y uno, dos, tres, cinco, siete ratones disfrazados de Batman
bajaron desde el techo y se pararon frente a Ruperto. Porque eso era lo que le parecían a Ruperto: ratones feísimos con
orejas  recontralargas y una capa negra igual a la de Batman.
-¿Quiénes son ustedes?- preguntó iluminándolos con la linterna.
-Somos murciélagos- respondieron los bichos.
¿Murciélagos? Ruperto pensó que las cosas se estaban complicando: una casa oscura y abandonada,
 afuera una tormenta con rayos y truenos, adentro, un monstruo escondido.
      Encima de todo aparecían murciélagos, era bien un asunto de terror.

viernes, 11 de octubre de 2013

ALICIA PARA NIÑOS (CAP 9)


el gato de cheshire
¡Sola, completamente sola! ¡Pobre Alicia! ¡Ni un bebé, ni siquiera un cerdo para hacerle compañía! Así que puedes creerme que se alegró muchísimo cuando vio al gato de Cheshire, subido en la rama de un árbol.
El gato tiene una sonrisa agradable, no lo dudes; ¡Pero fijate qué cantidad de dientes tiene! ¿No crees que Alicia está un poco tímida con él?
Pues sí, un poquito. Pero claro, ya sabes, él no podía dejar de tener dientes: y para dejar de sonreír habría tenido que estar de mal humor. De manera que, teniendo todo en cuenta, Alicia lo prefería así.
¿Verdad que Alicia está muy formalita, con la cabeza tan levantada y las manos atrás, como si fuera a recitarle una lección al gato?
«¡Minino de Cheshire!» dijo Alicia (¿no es un nombre muy bonito para un gato?)
«¿Querrías decirme hacia dónde debo ir desde aquí?»
El gato de Cheshire le dijo en qué dirección debía ir si quería visitar al sombrerero, y en qué dirección ir para visitar a la liebre de marzo. «¡Los dos están locos!», dijo el gato.
¡Y a continuación el gato desapareció, lo mismo que la llama de una vela cuando se apaga!
De modo que Alicia decidió  visitar a la liebre de marzo. ¡Y por el camino se encontró otra vez al gato! Y le dijo que no le gustaba verle aparecer y desaparecer tan deprisa.
Así que esta vez el gato desapareció lentamente, empezando por el rabo y terminando por la sonrisa. Eso sí que es una cosa rara, una sonrisa sin gato. ¿Te gustaría verlo?


miércoles, 9 de octubre de 2013

¡ATENCIÓN A LOS CHICOS!

Si van al sector de Juegos, podrán divertirse descubriendo animales.
Cuidado que se acaba prontito el tiempo 
y que algunos que parecen animales, no lo son.
Y son MUTANTES....y podrán perder......

¡QUÉ LOS CUMPLAS MUY FELIZ NORMA!

Y llegó el día de la sorpresa....
Esperamos a Norma todos escondidos y con la mesa puesta con ricas cositas para comer.
Le regalamos el retrato que habíamos realizado entre todos: uno se encargó de dibujar sobre el cartón entelado el óvalo de la cara y el cuello, otro pintó la piel, otro el fondo del retrato. 
Después que estuvo seco nos encargamos de dibujar cejas, ojos, nariz, boca con el labio superior e inferior. Luego pintamos y remarcamos. 
Por último decoramos con un moño, aro y collar porque Norma es coqueta y le gusta usar adornos.
Le cantamos el feliz cumple, invitamos a Bety, una amiga, llegó Lucía para el festejo y lo pasamos de diez.Estas son las imágenes cuando sopló la velita y pidió tres deseos.
¡Te deseamos un día muy feliz!







viernes, 4 de octubre de 2013

PEQUEÑOS GRANDES ARTISTAS PREPARADOS PARA TRABAJAR





LOS RETRATOS

Hacer un retrato no es algo fácil. 
Hay que observar muy bien a la persona que vamos a retratar: sus ojos, su nariz, sus labios y sus gestos.
Además de los retratos que hizo Antonio Berni, observamos los realizados por el artista Sabat sobre distintos escritores.
Hemos trabajado observando las imágenes, los fondos, las formas y todo aquello que forma parte de cada obra realizada.
Uno de esos retratos corresponde al escritor portugués José Saramago.
 Nos enteramos que fue un gran escritor de libros para adultos 
y que escribió un sólo material destinado a los chicos. 
Esta es la imagen de José Saramago según Sabat.
Esa obra se llama "LA FLOR MÁS GRANDE DEL MUNDO".
Está relatada por el mismo Saramago en su idioma, 
pero verás que igual podrás entenderla y disfrutarla.

(Un corto colmado de símbolos y enigmas, destinado a una infancia que crece en un mundo quebrado por el individualismo, 
la desesperanza y la falta de ideales.)